Cooperativas Vitivinícolas: «Hay que educar sobre el consumo del vino»

Esta  fue la principal conclusión que surgió en el encuentro Vino y Salud, organizado en Mendoza por el Foro Mundial de Cooperativas Vitivinícolas.

Tras el intento frustrado durante febrero en el parlamento de la Unión Europea, de promover una norma para etiquetar a los vinos con una advertencia de riesgo cancerígeno, el Foro Mundial de Cooperativas Vitivinícolas salió a defender con fuerza desde Mendoza, las características saludables de la tradicional bebida, sobre la que recordó que “está catalogada como un alimento saludable por la Organización Mundial de la Salud” (OMS).
En el encuentro Vino y Salud, realizado en la Enoteca del Barrio Cívico, participaron los principales dirigentes de la industria, representantes del gobierno provincial, productores europeos, empresarios mendocinos de turismo y personalidades de la alta cocina.

La apertura estuvo a cargo del organizador, Eduardo Sancho, presidente de Fecovita (Federación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas) y Acovi (Asociación de Cooperativas Vitivinícolas).
El ingeniero Sancho resaltó que “el problema de estas iniciativas como ocurrió en Europa tiene un fin de preocuparse de la salud como forma y no como fondo. El único tema con los alimentos como el vino es la preocupación por los excesos de consumo”.
Sancho resaltó que “primero, debemos separar al vino del resto de las bebidas alcohólicas que son destiladas; segundo, es un alimento beneficioso para la salud y tercero, como tiene alcohol debe haber una ingesta moderada”.

La legendaria cocinera Teresa Barbera, no tardó en dar su opinión: “Es una barbaridad, no solo por el hecho del trabajo y de la industria, son miles de años, son siglos que tenemos de vino. Todo tiene que tener una educación, para decir hasta acá. Cómo no va a tomar media copita de vino con las comidas. Si los viejos de antes comían un poquito de verdura, un platito de pasta y una copita de vino, de ahí no se salía. No puedo imaginar una comida sin vino pero claro, si se come de más se siente mal, con todo es así”.

El ministro de Economía, Energía y Producción, Enrique Vaquié estuvo presente en el encuentro, donde dio todo su apoyo al sector cooperativo de la vitivinicultura. Junto a él, la ministra de Turismo y Cultura, Nora Vicario, indicó apoyando la defensa del vino: “Vitivinicultura, salud, turismo, gastronomía, naturaleza: eso es lo que somos los mendocinos y lo que podemos ofrecerle al mundo».

El titular del INV (Instituto Nacional de Vitivinicultura), Martín Hinojosa, recordó que “el INV tiene una silla en la OIV (Organización Internacional del Vino) y cuando nos enteramos de este intento en Europa, de inmediato nos comunicamos para manifestar nuestra preocupación y disposición y a pesar del pesimismo europeo, finalmente no prosperó”.
Hinojosa resaltó: “El vino es un alimento saludable, es nuestra bebida nacional y tenemos que concientizar sobre su consumo para que no sea alcanzado por este tipo de situaciones”.

José Pepe Zuccardi, dueño de Santa Julia y presidente de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), afirmó que hay que ver quién está detrás de esta iniciativa: “Hay muchos intereses creados en la industria de la alimentación. Cuando se saca el vino de la mesa hay que ver quien entra y ahí vamos a encontrar cuales son los intereses que lo impulsan. Hace muchos años en la Argentina se dijo que el aceite de oliva era malo para la salud y se erradicaron las plantaciones, pero hoy sabemos que fue una campaña publicitaria con muchas mentiras y que el oliva es muy bueno para la salud”.

Sergio Saracco, director del Observatorio de Salud Pública de la UNCuyo, fue tajante: «El vino no es alcohol sino que tiene un 12% de alcohol y como tal, el vino tiene un sinfín de beneficios y componentes antioxidantes saludables, que superan ampliamente al resto de las bebidas alcohólicas. El riesgo cancerígeno del alcohol etílico es el mismo que el que se tiene exponiéndose al sol. Lo importante, es concientizar sobre el consumo”.

La presidenta de AEHGA (Asociación Empresaria Hotelero, Gastronómica y Afines de Mendoza), Beatriz Barbera, destacó la importancia del turismo y el vino en Mendoza. Aseguró que el turismo será la actividad que más empleos dará en la provincia a futuro. Luego destacó: “La gente viene a Mendoza a comer y a beber. No podemos dejar que nos quiten eso bajo un supuesto riesgo cancerígeno. Si alguien come tres kilos de helado, también es malo para la salud. Todo lo que se consume en exceso es malo para la salud”.

Desde España, Xavi Farré, presidente de la Cooperativa Cevipe, afirmó que “no existe gastronomía sin vino, no existe cultura sin vino” y alertó que “hay que estar atentos a esta situación que no ha hecho más que empezar porque esta amenaza en Europa, de etiquetar el vino por el riesgo de cáncer, va a seguir latente.

El reconocido chef internacional, Lucas Bustos, autor de más de 10 cartas de famosos restaurantes en bodegas de España y de Mendoza aseveró que “El vino no es algo nuevo, de los griegos para acá lo venimos contando. El vino y la cocina van de la mano. El terruño es lo único que lo distingue a un producto como el vino que se produce en muy pocos lugares del mundo, es parte de nuestra identidad, de nuestra vida en familia, de nuestras emociones y recuerdos. El vino es mucho más que una bebida alcohólica”.

La vicerrectora de la Universidad Maza, Amalia Salafia, recalcó que “el vino no es cancerígeno pero el consumo excesivo de alcohol es nocivo para la salud. Debemos educar a nuestros jóvenes para un consumo responsable».

Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro fijó también su postura: “»Desde Coninagro siempre nos hemos comprometido con las buenas prácticas ambientales y alimenticias porque el 30% de lo que se consume en la Argentina lo producen las cooperativas y en esto, el sector vitivinícola es modelo en la Argentina».

Desde Italia, Lorenzo Valtieri, del grupo Cooperativo Caviró, destacó como esta bodega no produce sólo vino, sino que reciclando los desechos de la uva tanto físicos como líquidos producen fertilizantes y generan energía, productos que comercializan y se han transformado en una parte importante del ingreso de la bodega, cuyo proceso de producción es cien por ciento ecológico.

Por su parte desde Francia, Joël Castany, presidente de Cordier participó apenas unos minutos urgido por un vuelo que debía tomar. Durante su exposición postuló como el resto las virtudes del vino y se manifestó contra estos intentos de etiquetado cancerígenos.

Jóvenes cooperativistas, la promesa de un futuro mejor

Uno de los objetivos del Foro desde sus inicios fue la incorporación de jóvenes a la gestión de las Cooperativas, hoy los hechos demuestran que el «traspaso generacional» se está cumpliendo a paso lento pero firme. Los miembros del Foro están convencidos de que este es un punto clave  para el progreso y el futuro  de las empresas cooperativas del mundo

Ver más